Hasta la fecha la Ley Concursal ha vivido varias reformas, apareciendo la última en El real Decreto Legislativo 1/2020, del 5 de Mayo. Esta última actualización tiene como objetivo ordenar un texto que las últimas reformas habían complicado.

Entre sus principales objetivos se encuentran redactar las normativas de una manera más fácil de comprender para el usuario, eliminar en la medida de lo posible las contradicciones, normas duplicadas y puntos innecesarios, con el fin de sentar las bases para la incorporación de futuras regulaciones.

El nuevo Real Decreto se encuentra dividió en tres libros:

  • Libro I: Es el más extenso y se centra en el concurso de acreedores.
  • Libro II: Trata sobre el derecho preconcursal.
  • Libro III: Incluye las normas de derecho internacional privado.

La labor realizada en esta reforma

Reordenación

Con el objetivo de facilitar la comprensión de la norma y sus funciones. La nueva distribución supone la redistribución de muchos artículos.

Un claro ejemplo de este punto es el Título IV, dedicado a la masa activa. Ahora se incluye lo relativo a su composición y conservación, además aparecen, por primera vez, las reglas de enajenación de los bienes y los derechos que la componen, la regulación de los créditos contra la masa, los regímenes de reintegración y reducción y las especialidades en caso de insuficiencia.

Clarificación

Para ello se han redactado de nuevo una gran cantidad de artículos, de manera que precisen la interpretación de la norma sin cambiar el contenido.

Se ha pretendido ofrecer un texto más claro, que mantenga la unidad de los conceptos, complete soluciones legales colmando las lagunas existentes y rectifique las incongruencias.

Armonización

El nuevo texto dedica un artículo a cada materia, por ende también es más largo que la versión anterior, ya que pretende evitar que un mismo concepto trate diferentes cuestiones.

Un claro ejemplo de este aspecto es el artículo 71 bis, que versa sobre sobre el régimen especial de rescisión de acuerdos de refinanciación determinados y de la disposición adicional en base a la homologación de dichos acuerdos. Estos puntos han dado lugar a todo un Título: Libro II; artículos 596 y ss.

Preparación

El Derecho Concursal tiene como objetivo mantener el tejido empresarial y fomentar el empleo, por esa razón se pretende que antes de Junio de 2021 las empresas con dificultades económicas cuenten con mejores condiciones entre las que se incluyen:

  • Facilidad de establecer medidas preventivas más allá del proceso de insolvencia.
  • Las PYME´s tendrán acceso a mecanismos de alerta temprana para detectar posibles deterioros y facilitar una pronta reestructuración.
  • El deudor gozará de un “respiro temporal” que le permita facilitar las negociaciones.
  • Se protegerán los intereses legítimos de accionistas minoritarios disconformes y acreedores, pero estos no podrán bloquear los planes de reestructuración.
  • Se realizará un control específico sobre la nueva financiación con el objetivo de aumentar las posibilidades de éxito de la remodelación.
  • Los trabajadores disfrutarán de plena protección del Derecho Laboral, mediante procesos de reestructuración preventiva.

Y aunque esto es un breve resumen de las actualizaciones en la nueva Ley Concursal nos ayuda a comprender rápidamente el nuevo paradigma que nos presenta. Como siempre decimos desde ave-fenix.es estaremos atentos para contarte antes que nadie cualquier cambio y por supuesto asesorarte y ampliar información de forma privada si lo necesitas.