Desde la pasada crisis, muchas pequeñas empresas y particulares se vieron sumidos en una situación de endeudamiento, debido a la quiebra de negocios y el aumento del paro. En las presentes circunstancias que estamos viviendo debido a la pandemia de Covid-19, está habiendo un gran incremento de personas que están en una situación crítica.

La creación de la Ley de Segunda oportunidad, en el año 2015 para dar oportunidad de liberarse de las deudas en parte o en su totalidad, ha dado alivio a muchas familias y autónomos, que han podido comenzar de cero y reactivar su economía, en estos años posteriores a la crisis mencionada. Sin embargo desde la proclamación del Estado de alarma el pasado 2020, la situación de muchas empresas y familias se ha visto afectada de manera imprevista.

Causas del incremento de solicitudes:

Las personas que se acogen ahora a la Ley de Segunda Oportunidad, son en gran parte, causa directa de la situación actual.

Algunas de las causas son:

  • La pérdida del salario de muchos trabajadores que tenían un empleo estable.
  • Bajada considerablemente de los ingresos debido a las reducciones de jornada laboral.
  • Empresas que estaban en perfecto funcionamiento, han tenido que cerrar sus puertas durante meses, situación que ha hecho insostenible la continuidad de algunos negocios.

Por estas razones el perfil de la persona que se acoge a esta oportunidad es más variado y el número de casos por lo tanto mucho mayor.

Incremento en las cifras:

En el último año el incremento en el número de solicitudes se ha visto aumentado en un 50%, pero en este año 2021, se prevé un agravamiento debido a que muchos negocios han visto muy reducida su actividad o en muchos lugares ha sido nula, y tendrán que ir a la quiebra, no pudiendo hacer frente a la devolución de los préstamos ICO, que se concedieron a las empresas para que pudieran seguir adelante.

A pesar de la prórroga de las medidas adoptadas por la Ley 3/2020 de 18 de septiembre en la que se considera la necesidad de mantener la continuidad de la economía de empresas, profesionales y autónomos, las cuales se ampliaron hasta el 14 de marzo de 2021, la suspensión del deber de solicitar la declaración del concurso de acreedores, así como la obligación del juez de admitir a trámite las solicitudes del concurso necesario presentadas por los acreedores (según Decreto 34/2020 de noviembre).

A partir de esa fecha, se puede prever un gran incremento en las solicitudes en este año, que según algunas previsiones podrían alcanzar hasta el 70%.

Ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad

El deudor tiene la posibilidad de llegar a un acuerdo extrajudicial con sus acreedores para renegociar el pago de la deuda o incluso a la cancelación total si se reúnen los requisitos necesarios, por lo que es aconsejable conseguir un buen asesoramiento legal que nos permita solventar las dudas y seguir los trámites necesarios.