La Ley de Segunda Oportunidad es una gran opción para aquellas personas que se encuentren en un sobreendeudamiento y que necesiten empezar de cero. Claro está que para acceder a esta ley es importante cumplir una serie de requisitos que serán comprobados al pie de la letra. Es precisamente por eso por lo que esta ley no supone un proceso inmediato, es decir, que puede extenderse durante bastante meses hasta saber una resolución definitiva.

¿Cuánto tarda en dar la resolución la Ley de Segunda Oportunidad?

No es sencillo planificar cuánto tiempo se tarda en obtener la resolución de la Ley de Segunda Oportunidad. Como todo lo que está relacionado con deudas, cada caso es único, por lo que cada uno tendrá un proceso concreto. Hay que tener en cuenta que hay muchos factores que pueden alargar los plazos, por lo que es importante mantener la calma y tener paciencia durante todo lo que dure el proceso.

Igualmente, hay empresas que están acostumbradas a lidiar con estos procesos, por lo que, por norma general, suelen ser más cortos. No obstante, existe una aproximación de tiempos que vemos a continuación.

  • Primer paso: acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad y presentar el expediente de la persona que tiene la deuda (entre 30 y 45 días).

  • Segundo paso: firma notarial, designación del mediador y negociación extrajudicial (entre 3 y 6 meses).

  • Tercer paso: concurso consecutivo y resolución en el juzgado, siempre que no se llegue a un acuerdo extrajudicial (entre 3 y 6 meses).

  • Cuarto paso: liquidación y exoneración de las deudas (entre 6 y 9 meses para una deuda ordinaria y hasta 5 años para otro tipo de deudas).

Para resumir todos estos pasos, el tiempo que tarda el proceso de la Ley de Segunda Oportunidad desde que se presenta hasta que se resuelve es de, mínimo, 6 meses, si es que consigues alcanzar un acuerdo extrajudicial. En caso de no poder llegar a ese acuerdo, el mínimo es de 1 año.

Pero no es todo. La Ley de Segunda Oportunidad tiene fijado un período de 5 años para poder revocar los acuerdos alcanzados si los acreedores pueden demostrar que la persona deudora no ha actuado de buena fe.

En definitiva, acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad supone un proceso largo en el que puedes encontrarte muchos tropiezos, especialmente si no estás bien asesorado por un experto en la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Cómo conseguir ayuda para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Conseguir ayuda para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad puede resultar sencillo. Tan solo tienes que contactar con un grupo de abogados expertos en esta ley que te ayudarán a resolver tus deudas pendientes.

Estos abogados te asesorarán en todo momento y te dirán qué es lo que más te conviene hacer ya que, en ocasiones, la deuda que una persona tiene no es tan grande como para tener que pedir la exoneración completa. Siempre se puede pedir un aplazamiento o un fraccionamiento de lo que se debe.