Puede ser que te encuentres inmerso en un procedimiento judicial que no sabes muy bien cómo va a acabar. Seguro que has oído que si no termina por una vía podrá terminar por otra, incluso que si el Tribunal Constitucional no sentencia puede ser que nuestros objetivos los consigamos si vamos al Tribunal Supremo. Sea como fuere tu situación, queremos aclararte todo tipo de dudas que tengas acerca de estas dos figuras, te diferenciamos entre el Tribunal Supremo (TS) y el Tribunal Constitucional (TC).

Por otra parte, tienes que saber que, en nuestro país aparte de estos dos Tribunales mencionados anteriormente, también existen otra multitud que son esenciales para hacer justicia. Son tantos como número de jurisdicciones tenemos. Cada uno tratará todos aquellos temas que les lleguen a sus manos. Vamos a distinguirte entre los dos grandes Tribunales para conocer las diferencias que hay entre ellos.

¿Qué es el Tribunal Constitucional y en qué se diferencia del Supremo? 

Todos los temas que tengan que ver con la Constitución Española, se tratarán en el Tribunal Constitucional. Es el que garantiza su cumplimiento y aplicación de todas las leyes de este documento en toda la población. Todas las dudas que se puedan desarrollar o problemas con la Constitución se resolverán en la sala del TC.

Las personas que se vean afectadas por alguna cuestión y vean peligrar sus intereses, tendrán que acudir al TC para defender todos sus derechos. Podrán recurrir al TC bajo una figura del derecho que es: el recurso de amparo. Tenemos que tener en cuenta que el TC no forma parte del poder judicial de nuestro país, por lo que para cualquier otro tipo de tema que no esté relacionado con la Constitución no podremos acudir al TC.

¿Qué es el Tribunal Supremo y en qué se diferencia del Constitucional? 

Una vez aclarado el anterior punto, vamos a explicarte qué es exactamente el TS. En cambio al otro, este sí que forma parte de nuestro poder judicial. Además de ser el punto álgido de toda la autoridad judicial española. Al TS vamos a acudir siempre que no estemos conformes con la sentencia que hayamos obtenido en un proceso judicial. El Tribunal Supremo tendrá la última palabra para decir si esa sentencia es válida o no lo es, por lo que de él depende obtener otra respuesta en nuestra sentencia.

Eso sí, nunca podrás ir directamente al TS puesto que antes debes agotar todos los Tribunales inferiores para que puedas llegar a él. Todas las resoluciones del Tribunal Supremo se llaman Jurisprudencias que se dividen en cuatro salas para poder representar a las Jurisdicciones actuales que tenemos en España.

Ahora ya conoces las diferencias entre uno y el otro, así como saber en qué momento y en qué términos puedes acogerte a ellos. Es esencial conocer el sistema jurídico de nuestro país para entender cómo nos puede ayudar en el momento en que nos veamos involucrados en algún problema judicial.