La reciente crisis sanitaria por Covid-19 han llevado a múltiples empresarios y autónomos a cerrar persianas por más tiempo del que realmente podían asumir, las consecuencias de este cierre forzado empiezan a salir a la luz y el incremento de peticiones para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad es solo una de ellas.

Despachos especializados en exoneración de deudas aseguran haber pasado de 100 solicitudes diarias en Barcelona a más de 300 por día.

La Ley de la Segunda Oportunidad ¿En qué consiste realmente?

La Ley de la Segunda Oportunidad es una ley aprobada en el año 2.015 que tiene como objetivo reducir la carga financiera de autónomos y pymes. Cualquier pequeño empresario o particular puede acogerse a ella si su situación es imposible y no se avista posibilidad de pagar la deuda.

Con la Ley de la Segunda Oportunidad se pretendía que aquellas personas afectadas por la crisis de 2008 pudieran encauzar de nuevo su vida su vida, y dejar de lado el estigma social y económico que supone cargar con deudas desorbitadas.

Se estima que tras el estado de alarma el aumento de solicitudes para acogerse a esta ley ha aumentado en un 130%.

¿Cuáles son los requisitos?

Cualquier particular y pequeño empresario puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad siempre que cumpla con una serie de requisitos mínimos:

  • La cantidad total de deuda no puede sobrepasar los 5.000.000 €, también se deberá aportar el balance económico.
  • El deudor no puede haber sido condenado en los 10 años anteriores a la solicitud por delitos contra el patrimonio, la Hacienda Pública, falsedad documental, los derechos de los trabajadores o el orden socioeconómico.
  • El deudor debe demostrar que en todo momento actuó de buena fe.
  • Por último, solo podrán acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad todos aquellos particulares y empresarios que NO hayan disfrutado de un beneficio similar en los últimos 5 años.

Quitas de hasta el 70 % y reestructuración de pagos

A mediados de 2019 el Tribunal Supremo dictó sentencia donde abogaba por quitas de hasta el 70% de la deuda pública pendiente. En dicho caso el 30% restante se realiza en cuotas mensuales adaptadas, que pueden tener una duración total de hasta 5 años. Esta nueva propuesta de pagos será formulada por el Mediador Concursal, que a su vez será elegido por una autoridad competente en la materia.

La nueva propuesta de pagos se plantea basándose en la situación socioeconómica del deudor.

¿Cuándo se da la exoneración de la deuda?

La opción de exoneración completa de deuda también existe, para llevarla a cabo se debe intentar un acuerdo extrajudicial de pagos previo con los acreedores.

Tras el acuerdo extrajudicial de pagos el deudor deberá presentar una solicitud. El beneficio de dicha exoneración consta en el Registro Concursal durante un periodo de cinco años. Si por algún caso la situación económica del deudor mejorará en este lapso de tiempo, se podría revocar el beneficio.