Poco a poco vamos conociendo cada vez más los detalles de esta ley que va saliendo a la luz. Para muchos sigue siendo una gran desconocida, ya que entre la población no se había escuchado hasta ahora su función. Lleva en vigor desde el año 2015, pero apenas ha recibido unas 10.000 solicitudes en los primeros cinco años de vida. Esto es porque no se ha expandido su creación, así como sus posibilidades y ventajas que tiene la gente al acogerse a ella.

La Ley de la Segunda Oportunidad (LSO) está hecha para darle una segunda opción a todas aquellas personas que están sobre endeudadas y hoy en día no pueden hacer frente a todas sus cuotas pendientes. A raíz de la crisis sanitaria es cuando estamos viendo que más y más afectados están solicitando la LSO para conseguir exonerarse de sus deudas y poder comenzar, al fin una vida lleva de posibilidades.

¿Qué hay que cumplir para acogerse a ella? 

Como en todo este tipo de procesos, deberás cumplir una serie de requisitos para poder optar a que prospere tu solicitud. Estos son los siguientes:

  1. No tener antecedentes penales.
  1. Que la deuda no supere los cinco millones de euros.
  1. Que realmente su situación económica sea grave y sus bienes no superen la cantidad de la deuda que tiene contraída. Por lo que tendrá que declararse insolvente y en bancarrota.
  1. Actuar de buena fe en todo el momento del proceso.
  1. No haber sido condenado en sentencia firme por delitos que afectan al orden socioeconómico, Seguridad Social o Hacienda.

¿Quién se puede acoger a ella? 

Pueden solicitarla cualquier tipo de persona, ya sea persona física, autónomo, empresario o pensionista. Esta Ley recoge todo tipo de casos en los que de ninguna otra manera se podría solventar la situación para mejorarla. Si en tu caso, eres pensionista y solicitas la LSO debes saber lo siguiente, ya que se te podrán dar dos tipos de casos que necesitas saber antes de actuar:

  1. Una vez solicitada si te la autorizan pasarás al concurso de acreedores, por lo que tendrás que saber qué pasa con tu pensión. Pues bien, la pensión se dividirá según las necesidades cotidianas de la persona, por lo que no te podrán embargar la totalidad de la cuantía porque prevalecen dichas necesidades.
  1. Por otro lado, si al iniciar el concurso de acreedores ya tienes la pensión embargada, se suspenderá la ejecución quedando solamente retenida la parte de los gastos del concurso de acreedores. Es decir, se dará el caso del primer punto para atender las necesidades cotidianas de la persona afectada.

Como has podido comprobar, es una ley que protege a todas las personas que están pasando por momentos realmente asfixiantes. Este proceso dura varios meses en los que todos los intereses y/o comisiones que puedas tener en tus deudas, se paralizan. Es el momento de dar paso a la nueva vida que tanto llevas esperando.