La Ley de la Segunda Oportunidad es un mecanismo judicial que permite a particulares y autónomos librarse de deudas imposibles de pagar, obteniendo así como el propio nombre indica, una segunda oportunidad.

Este mecanismo se aprobó en España a mediados del año 2015, pero ya hacía tiempo que se venía aplicando en Europa y que existía en Estados Unidos con diferentes nombres.

La Ley de Segunda Oportunidad está diseñada para ayudar a un amplio perfil de la población, sin embargo por desconocimiento son muchas las personas que no se acogen a ella. A continuación queremos contarte con detalles para que perfil de persona es adecuada la Ley de la Segunda Oportunidad, de manera que sepas si es el mecanismo judicial más indicado para ti:

¿Para qué perfil de persona es más adecuada la Ley de la Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad está diseñada especialmente para particulares y autónomos, un colectivo que hasta su aprobación debía hacer frente a la deuda con todo su patrimonio presente y futuro.

Este es el perfil de persona más adecuada para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, sin embargo se deben cumplir una serie de requisitos para que la solicitud sea aprobada:

Requisitos para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad

En primer lugar se debe demostrar que el deudor no cuenta con el patrimonio necesario para hacer frente a la deuda o que este ya se ha liquidado. Antes de acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad se debe celebrar un concurso de acreedores o al menos intentarlo.

El total de la deuda no puede superar los 5 millones de euros.

Se debe demostrar la buena fe del deudor.

Sobre la buena fe del deudor

Este es el punto que más controversia genera a la hora de acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, pues ¿Cómo se demuestra esa buena fe?

Para que un deudor sea considerado de buena fe, se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Haber intentado un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores antes del concurso.
  • No ser declarado culpable en el concurso de acreedores. Este punto es más sencillo en el caso de los autónomos.
  • Tampoco se podrá haber acogido a esta ley previamente en los últimos 10 años.
  • El deudor no puede haber sido condenado por delitos contra el orden socioeconómico, el patrimonio, los derechos de los trabajadores o contra la Seguridad Social y la Hacienda Pública.
  • Por último no puede haber rechazado una oferta de empleo “adecuada a su capacidad” en los últimos 4 años. En este punto la Ley no especifica qué condiciones deben cumplir estas ofertas, tampoco su retribución.

Como acabamos de ver el perfil de las personas que pueden acogerse a la Ley de la Segunda oportunidad es muy amplio, si aun así tienes dudas contacta con el equipo de ave-fenix.es, te indicaremos si cumples con los requisitos y en caso de que sea así, te guiaremos durante todo el proceso. Nuestro objetivo es que tú puedas empezar de nuevo.