CONVERSIÓN: Incluir en la página de gracias.

Primeros Pasos Segunda Oportunidad

Primeros Pasos Segunda Oportunidad

Desde el pasado año 2015 España cuenta con la llamada Ley de Segunda Oportunidad. Se trata de una medida que ofrece a los particulares la posibilidad de olvidar y dar por cerradas las deudas que habían contraído. Por ejemplo en una experiencia profesional que acabó en fracaso y que no pueden asumir por una visible insolvencia. Con esta ley se ponen en el mismo lugar los derechos de las personas físicas con los derechos de las empresas. Hasta ahora solo las personas jurídicas podían beneficiar a una ley similar y dar por finalizadas sus deudas ante la imposibilidad de realizar los pagos.

Hoy analizamos los primeros pasos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad para particulares, familias y personas que necesiten esta excepción.

Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad: paso inicial

Para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, el particular que va a presentar este requerimiento debe estar en concurso de acreedores y reunir los requisitos exigidos por la Ley. Antes de esto, el deudor debe intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores.

Para intentar llegar a un acuerdo puede utilizar sus bienes para hacer frente a las deudas que pueda pagar. Otra opción es diseñar un calendario de pagos acordado con los acreedores que sea lógico y realista para todas las partes. El juez, que resulta una figura clave para poder beneficiarse de la Ley de Segunda Oportunidad, será el que tutelará el proceso y puede nombrar a un mediador concursal para que ejerza de interlocutor entre el deudor y los acreedores.

El concurso de acreedores como pieza fundamental

Estas negociaciones suelen prolongarse durante dos o tres meses. Si no se alcanza ningún resultado el deudor puede solicitar junto al mediador la entrada en concurso de acreedores voluntario. En este caso el deudor se debe haber esforzado en llegar a un acuerdo con sus acreedores, ya que de lo contrario se considera que ha actuado de mala fe -requisito imprescindible para la aplicación de esta ley- y el juez rechazará la solicitud de acogida a la Ley de Segunda Oportunidad. Esta solicitud se debe presentar ante el mismo juez que declaró el concurso de acreedores, y el abogado y el procurador van a dos figuras imprescindibles en este punto de la negociación.

Puede llegar a ser proceso un tanto lioso, pero se hará mucho más llevadero con la asesoría de los profesionales especializados en ello. Contar con un buen abogado es clave, pero el poco recorrido de la ley hace difícil encontrar letrados expertos en esta ley.

La liberación de las deudas

Si el juez determina que se dan las circunstancias necesarias para que el deudor se acoja a la Ley de Segunda Oportunidad después de tramitar todos los pasos, este quedará liberado de las deudas que mantenga con sus acreedores privados, pero no con los públicos. La deuda no desaparece y si un acreedor considera que tras la decisión judicial el deudor actúa de mala fe o trabaja en la economía sumergida puede denunciarlo ante el juez, y este revocar la decisión inicial.

Quiero asesoramiento gratuito

Si eres un empresario o administrador de una sociedad y el negocio estás en una situación de insolvencia contacta con un despacho especialista y un abogado concursal atenderá tu caso.

Asesórate sobre el Concurso de Acreedores Voluntario
2019-08-13T12:31:14+00:00

Un comentario

  1. […] es un protocolo sencillo y sin juicio, es aconsejable pedir ayuda o asesoría profesional para dar los primeros pasos y librarse de las deudas. Si se acude a los especialistas será más sencillo recoger la […]

Deja tu comentario