Puede ser que, si en algún momento comienzas algún proceso judicial, te encontrarás con términos que no conoces muy bien durante todo el transcurso del procedimiento. Estos términos son importantes que los sepas porque pueden dar lugar a tu futuro y a tu resolución del juicio. Si estás inmerso en una problemática por las deudas que debes y has solicitado la Ley de la Segunda Oportunidad vamos a explicarte uno de ellos del que vas a escuchar hablar en determinadas ocasiones.

Todo comenzó con la crisis sanitaria que vivimos hace unos años en nuestro país. Esta crisis azotó a todos los sectores industriales cerrando muchos negocios y otros tanto llevándolos a la quiebra en los años posteriores. Lo mismo pasó con los particulares que cada vez se veían con menos recursos y menos ingresos para sobrevivir. Por esto, se dio paso a realizar una ley que amparara a todos aquellos desprotegidos: la Ley de la Segunda Oportunidad. Esta ley nos ofrece la oportunidad de acabar con nuestras deudas exonerándonos de todas ellas para poder empezar de nuevo una vida sin ataduras. Te contamos todo sobre la exoneración de deudas para que cuentes con toda la información posible.

¿En qué consiste la exoneración de deudas? 

Cabe destacar que años anteriores a 2015 sería prácticamente imposible que una persona física pudiese poner fin a su grave situación económica. Solo las personas jurídicas tenían respaldo y oportunidad para librarse de ciertas deudas contraídas.

La exoneración de deudas consiste en cancelar el pago de una deuda que tiene tanto un particular como un autónomo con un acreedor. Siempre y cuando cumpla una serie de requisitos que son necesarios para que el resultado sea favorable.

¿Qué tengo que hacer para poder conseguirlo? 

Para poder llegar a cancelar tus deudas de forma satisfactoria y conseguir una nueva vida lleva de oportunidades y libres de cargas tienes que cumplir los siguientes parámetros:

  1. Solicitar la Ley de la Segunda Oportunidad para poder acogerte a todos sus beneficios.
  1. Actuar en todo momento de buena fe, esto quiere decir que debes mantener durante todo el transcurso del proceso una total trasparencia y una predisposición absoluta para poder llegar a un acuerdo.
  1. Mostrar siempre una voluntad para pagar, ya sea en totalidad o partes fraccionadas. De lo contrario si no tienes intención de pagar, tu solicitud no será óptima.
  1. Conseguir llegar a un acuerdo extrajudicial en el que las dos partes del proceso afectadas, acepten para poder terminar con la deuda que os une.
  1. Que tu deuda sea mayor a 15.000 euros para poder tenerla en consideración en el proceso.

Si te encuentras en una situación económica extrema y no puedes hacer frente a tus obligaciones mensuales, puedes ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos en todo momento. Podemos ayudarte desde el primer segundo analizando tu situación y tu caso. En tus manos está poder volver a vivir sin cargas innecesarias llegando a un acuerdo que te libere de estos momentos difíciles.