Desde la creación de la Ley de Segunda Oportunidad en 2015, son muchos particulares y autónomos los que se han beneficiado de verse liberados de sus deudas o haber tenido la oportunidad de renegociarlas y comenzar de cero, libre de cargas insostenibles.

La actual situación ha empeorado la situación de muchas familias y empresarios autónomos que han tenido que recurrir a préstamos y créditos para hacer frente a los pagos, llegando a un nivel cada vez mayor de endeudamiento que hace que muchos se vean sin capacidad de seguir adelante.

¿Qué requisitos debemos cumplir para poder acogernos a la LSO?

Debemos cumplir una serie de requisitos para poder acogernos a esta ley como son los siguientes:

  • Actuar de buena fe: esto quiere decir que hemos dado todos los pasos posibles para pagar nuestras deudas, incluyendo un acuerdo extrajudicial que nos permita renegociar las deudas, protegiendo así el derecho de los acreedores al cobro.
  • Declararse insolvente: demostrar que no tenemos ningún patrimonio con el que podríamos hacer frente a las deudas.
  • No haber hecho uso de esta Ley en los pasados 10 años.
  • No tener antecedentes penales por delitos económicos o sociales.
  • Que la deuda no supere los cinco millones de euros.

¿Qué ventajas obtenemos?

Son muchas las ventajas, ya que nos permite dar un nuevo comienzo a nuestra economía y seguir adelante.

  • Podemos cancelar todas las deudas, renegociarlas o reducirlas.
  • Salir de la lista de morosos, lo que nos permitiría tener tarjetas bancarias, contratar servicios, etc.
  • Paralizar embargos.
  • Quedar liberados de financiaciones con pagos interminables y abusivos (tarjetas revolving).

¿Qué deudas podemos cancelar?

Podemos cancelar cualquier deuda incluidas las contraídas con Hacienda y la Seguridad Social. Es cierto que con anterioridad esto no era posible, pero gracias a una sentencia del Tribunal Supremo del 2 de julio de 2019, en la que se reconocía que la Ley la Segunda Oportunidad, se hizo para dar un nuevo comienzo a familias o empresarios sin seguir arrastrando cargas, incluyendo en este caso las contraídas con las administraciones públicas, por lo que la sentencia incluye estás también.

Gracias a esta sentencia, se abre la posibilidad de exonerar de hasta un 70% de la deuda que podamos tener tanto con Hacienda, como con la Seguridad Social. Teniendo la posibilidad del fraccionamiento de la deuda restante durante un periodo de hasta cinco años.

Esto sin duda constituye un gran avance en La Ley de la Segunda oportunidad que va cobrando protagonismo a medida que más particulares y pequeños empresarios van conociendo su existencia y buenos resultados. A la misma vez, los profesionales de la abogacía están trabajando junto con los jueces para que esta oportunidad se pueda llevar a cabo con éxito y a la mayor celeridad, sin entrar en largos procesos, sino encontrando soluciones en pocos meses.

Consúltanos, y te daremos el asesoramiento experto, que te ayudará en todo el proceso para que puedas tener un nuevo comienzo.