La Ley de Segunda Oportunidad es una buena ocasión para aquellos que necesiten cancelar sus deudas a través de la Ley por no poder pagarlas. Eso sí, esta Ley, al igual que el resto, cuenta con unos requisitos muy exigentes para que realmente se acojan a ella personas o entidades que lo necesiten.

Por norma general, se piensa que esta nueva Ley está destinada a los autónomos o a las empresas, pero nada más lejos de la realidad. Todo el mundo puede acceder a ella. La Ley de Segunda Oportunidad está a disposición tanto de particulares como de autónomos.

Es cierto que es una Ley no muy conocida en España, ya que se viene aplicando hasta hace poco, pero en otros países, como en Estados Unidos o en otros países de Europa, lleva varios años en funcionamiento y ha conseguido ayudar a cientos de ciudadanos que se encontraban en una situación desesperada y delicada.

Pero, ¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad? ¿Y cómo es posible acogerse a ella siendo particular? ¿Qué requisitos exigen? Vamos a conocer, a continuación, la respuesta a todas estas preguntas.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Debido a la LSO, las personas que tengan un sobreendeudamiento tendrán la posibilidad de llegar a un acuerdo para poder realizar el pago acorde con sus posibilidades. Si esto falla, es decir, si la persona particular no puede afrontar la deuda de ninguna de las maneras, se podrá pedir el BEPI, es decir, la cancelación total de las deudas.

Es precisamente por esto por lo que la Ley de Segunda Oportunidad es la herramienta idónea para las personas físicas que se encuentran en una situación económica muy delicada. Eso sí, para poder aplicar a esta Ley es necesario tener en cuenta ciertos requisitos. Si estos no se cumplen, no habrá ninguna posibilidad de acceder a ella.

¿Quién puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Como ya se ha comentado, la Ley de Segunda Oportunidad está pensada para los ciudadanos, tanto para los particulares como para los autónomos, que necesiten cancelar una deuda. Esto permite empezar de nuevo a aquellas personas que realmente se encuentren en una situación delicada.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

En el texto legal en el que se establecen las condiciones o requisitos dice lo siguiente:

  1. Es necesario demostrar que no se tiene ningún tipo de patrimonio con el que se puedan hacer frente a las deudas.

  2. El total de las deudas no deberá superar los 5 millones de euros.

  3. Haber realizado la buena fe del deudor antes de llegar a este punto del proceso.

Igualmente, para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es necesario que se cedan todos los bienes y los activos, exceptuando aquellos que sean completamente necesarios para el desarrollo de la actividad profesional.

Una vez esté la deuda liquidada, el particular podrá comenzar de nuevo sin tener ningún tipo de deuda pendiente. Además, será posible volver a pedir financiación y desaparecer de los listados de morosidad.