Todos los que día a día luchamos para que la Ley de la Segunda oportunidad llegue a todos los que la necesitan estamos de enhorabuena:

La buena noticia se ha dado en Oviedo, donde un juez ha exonerado más de 500.000€ al socio de una empresa en quiebra y por la que debía responder el avalista debido a su condición.

La sociedad había acumulado una deuda que ascendía a más de medio millón de euros (Recordemos que la Ley de Segunda oportunidad nos avala en deudas inferiores a los 5 millones). El concursado constaba como avalista de dicha sociedad por lo que entraba en sus obligaciones responder ante dicha deuda si la sociedad no podía hacer lo propio.

Condiciones propicias para la exoneración

En el auto, el magistrado-juez afirma que los acreedores no mostraron ningún tipo de oposición a la petición de exonerar el pasivo pendiente. Al reunir el acusado todos los requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad podrá conseguir la exoneración total de la deuda de forma definitiva.

José Luis Orejas, abogado del concursado, solicitó la aplicación de la Ley de Segunda oportunidad sosteniendo que el deudor cumplia todos los requisitos para acogerse a la Ley de Segunda oportunidad y que, por ende, no existía ninguna razón para negarle la exoneración mediante esta vía.

El magistrado-juez afirma a su vez, que el deudor cumple con los requisitos de buena fe imprescindibles para conseguir la exoneración, al carecer de sentencia firme en delitos contra el orden socioeconómico, contra el patrimonio, por falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la seguridad social o contra los derechos de los trabajadores en los últimos 10 años.

Ley de la Segunda Oportunidad, un salvavidas económico

La Ley de la Segunda oportunidad nació a mediados de 2015 con el fin de exonerar las deudas a todas aquellas personas que, debido a la mala suerte, se hayan encontrado con situaciones insostenibles a las que no podrán hacer frente ni ahora ni en el futuro.

Esta ley vio la luz principalmente como un mecanismo de defensa para todas las personas afectadas por la crisis de 2008, sin embargo en 2020 ha tomado un protagonismo especial al ser también la salvación de los particulares y autónomos más castigados económicamente por la crisis sanitaria del Covid-19.

Requisitos para acogerse a la ley de la Segunda Oportunidad:

La Ley de la Segunda Oportunidad está disponible para todo los españoles, pero igual que nuestro amigo de Oviedo debemos cumplir una serie de requisitos para que nos la acepten:

  • La deuda debe ser inferior a 5.000.000€.
  • Debemos poder demostrar nuestra buena fe.
  • Haber celebrado un acuerdo judicial de pagos con los acreedores o al menos haberlo intentado.
  • No haber sido declarado culpable en el concurso.
  • No haber rechazado una oferta de trabajo adaptado a sus capacidades en los últimos 4 años.
  • Aceptar su inclusión en el registro público concursal.
  • No haber obtenido el beneficio de la Ley de la Segunda oportunidad en los últimos 10 años.